Estás en »Inicio» » Reflexiones» » Agosto 2018»Transparentar a Dios

Transparentar a Dios

Jesús, ha trasparentado con su anuncio y con su vida, la presencia de Dios en su pueblo. Ha revelado el amor de Dios, para con los pobres y oprimidos del mundo.

———————————————

Transfiguración del Señor. Indudablemente, el propósito de la transfiguración de Cristo, en al menos una parte de Su gloria celestial, fue para que el círculo íntimo de sus discípulos, pudieran tener una mayor comprensión, de quien era Jesús. Cristo, experimentó un cambio dramático en Su apariencia, con el fin de que los discípulos, pudieran percibir Su gloria. Los discípulos, quienes solo lo habían conocido en Su cuerpo humano, ahora tenían, una mayor conciencia de la divinidad de Cristo, aunque no podían comprenderla plenamente. Eso les dio la seguridad que necesitaban, después de escuchar las terribles noticias, de Su inminente muerte.

Simbólicamente, la aparición de Moisés y Elías, representaba la Ley y los Profetas. Pero la voz de Dios, desde el cielo – ¡A El, oíd! – muestra claramente, que la Ley y los Profetas, deben cederle el paso a Jesús. Aquel, que es el nuevo camino vivo, que reemplaza el antiguo; El es el cumplimiento de la Ley y las incontables profecías, del Antiguo Testamento. También, en Su forma glorificada, ellos vieron un atisbo, de Su futura glorificación y entronización, como Rey de reyes y Señor de señores.

———————————————

La narración de la transfiguración, se encuentra en el corazón, del Evangelio de Marcos.

Jesús, frente a su propio camino y a la posibilidad de su muerte, hace experimentar a sus seguidores, su propia manera, de comprender la voluntad de su Padre.

Los representantes del Antiguo Testamento, Moisés y Elías, confirman a Jesús en su tarea y en su destino.

Por su parte, los discípulos, comprenden sólo con gran dificultad; y por eso, el siguiente párrafo de esa lectura, clarificará que, se necesita el camino de todo el Evangelio, para entender la plenitud del anuncio.

Pero ¿qué significa este hecho, para nosotros? Pues bien, transfigurarse, es transparentar a Dios en la historia, Jesús con su vida nos ha revelado a Dios, con Jesús Dios se ha humanizado. El ha trasparentado con su anuncio y con su vida, la presencia de Dios en su pueblo. Ha revelado el amor de Dios, para con los pobres y oprimidos del mundo.

Así pues, como cristianos ¿podemos transfigurar el rostro de Dios en nuestras vidas, a la manera de Jesús?

Adaptación del texto de Servicio Bíblico Latinoamericano


MESC del Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Molino de las Flores, Mixco, Guatemala
Esperamos sus comentarios en el correo: 1ptecmolino14@gmail.com
Compártelo:

 

Back to Top