Estás en »Inicio» » Reflexiones» » Agosto 2018»El significado, de la muerte de Jesús

El significado, de la muerte de Jesús

Por su compromiso con el Reino, su muerte fue consecuencia, de un anuncio cuestionador y de una praxis liberadora. Morir de esa manera, significa vivir.

———————————————-

San Lorenzo, diácono y mártir. Pocos mártires hay en la Iglesia, tan famosos como san Lorenzo. Los más ilustres padres latinos, celebraron sus alabanzas; y, como dice san Máximo toda la Iglesia se une para cantar al unísono, con gran gozo y devoción, el triunfo del mártir.

Era San Lorenzo, uno de los siete diáconos de la Iglesia de Roma, cargo de gran responsabilidad, ya que consistía en el cuidado de los bienes de la Iglesia y en la distribución de limosnas a los pobres. El año 257, el emperador Valeriano, publicó el edicto de persecución contra los cristianos; y, al año siguiente, fue arrestado y decapitado el papa san Sixto II. San Lorenzo le siguió en el martirio cuatro días después; y la razón de su martirio fue, que, al recibir del tirano, la orden de entregar los tesoros de la Iglesia, él, festivamente, le presentó a los pobres, en cuyo sustento y abrigo, había gastado abundante dinero.

———————————————-

Jesús, no es un hombre de medias tintas, su compromiso por el Reino, no tiene límites, dio la vida por esa causa. Esto es lo que San Juan, nos comunica hoy, un Jesús que obra, de acuerdo a sus convicciones; y quien desee hacerlo, deberá asumir su mismo destino.

La metáfora del grano, que cae a tierra y muere para dar fruto, nos pone en sintonía, con el significado de la muerte de Jesús, una muerte que fue consecuencia, de un anuncio cuestionador y de una praxis liberadora.

Morir de esa manera, significa vivir; y en esta perspectiva, debemos comprender, que, en la muerte de cruz, hay una vida que no puede desaparecer; y que, no viene tampoco, después de la muerte.

En esa vida entregada hay amor, solidaridad y justicia para luchar, soportar, incluso, morir. Aquí es donde la unidad entre la pasión y la resurrección, entre el vivir y ser crucificado por causa de la justicia, por causa del Reino de Dios, desemboca en vida. ¿Estaremos dispuestos en asumir, el proyecto de Jesús y sus retos?

Adaptación del texto de Servicio Bíblico Latinoamericano


MESC del Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Molino de las Flores, Mixco, Guatemala
Esperamos sus comentarios en el correo: 1ptecmolino14@gmail.com
Compártelo:

 

Back to Top